Este sábado 26 de octubre tuvimos un encuentro más, pero también un encuentro muy especial. Cada encuentro mensual de Barrios Orquestados tiene siempre una carga emocional elevada, pues se realiza una puesta en común del trabajo llevado a cabo en los diferentes distritos con los 85 alumnos que forman parte del proyecto. Además, en los diez últimos minutos, se muestra el trabajo desarrollado durante la mañana, donde todos los familiares pueden comprobar la evolución. Cerca de 180 personas, entre alumnos, familiares, profesores e invitados, conectadas a través de un hilo conductor mágico: la Música.  

Algunos familiares estaban emocionados, con lágrimas en sus mejillas, sonrisas de satisfacción, sonrisas de orgullo, sonrisas de alegría, sonrisas de plenitud, sonrisas y más sonrisas…

Tuvimos el placer de contar con tres nuevas voluntades para la ocasión y que deseamos que repitan: los maestros Hugo Escobar (director de coro y poli-instrumentista), Azucena Castro (profesora superior de violín) y José Alvarado (violista de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria), quienes provocaron, sin ser nadie consciente, pues la música no sabe de fronteras, un maravilloso hermanamiento entre Chile, Venezuela, Galicia y Canarias. 

Como colofón de la jornada, el encuentro fue la ocasión para formalizar el convenio con la Fundación DISA.

En representación de dicha entidad, tuvimos el placer de contar con la presencia de su directora, Raquel Montes, y de Leticia Fernández, dos personas sensibles y humildes que rechazaban el obligado protagonismo justificado con creces por la ayuda que dicho convenio ofrece al proyecto Barrios Orquestados.

También pudimos contar con la presencia de personas destacadas que quisieron acercarse como invitados esa mañana a observar y compartir sus sentimientos con todo el equipo de Barrios Orquestados.

Me refiero al compositor y profesor del Conservatorio Superior de Música de Canarias, Daniel Roca; la también profesora del mismo centro y profesora de pedagogía musical, Marién González y a la directora del CEIP Alfredo Kraus, Choni Rodríguez.
Como reza un eslogan en los restaurantes del reconocido cocinero vasco Andoni Aduriz:
Lo posible de lo imposible se mide por la voluntad de un ser humano” 
Un millón de gracias a todos, Equipo de Barrios Orquestados
  
MÚSICA 
(…) si uno pudiera instalarse en la música
ser violín o guitarra o clavicordio
y elegir dulces alucinaciones
o tímidas preguntas temporales
el alma sonaría como un sueño
o el milagro de un pájaro en suspenso (…)
Mario Benedetti -Insomnios y duermevelas-